revista digital

33

may-ago 2018

Hace treinta años se materializó este proyecto, que hoy tenemos la satisfacción y el orgullo de encabezar. En el CNPPCF sabemos que conmemorar no significa única y exclusivamente celebrar. Significa, sobre todo, hacer memoria, recuperar lo transitado; a la vez de entender y diagnosticar el presente, para lanzarnos con más fuerza hacia el futuro. Por ello, estamos convencidos de que en este aniversario tenemos la oportunidad de reflexionar sobre quiénes somos, qué hacemos y hacia dónde vamos. Es el momento para reconocer el valor más profundo de nuestra institución, que más allá de los desafíos y obstáculos que enfrenta, jamás se resigna a cambiar la esencia de su misión, abogando siempre por la inclusión y el respeto a la diversidad; así como por la protección, conservación, estudio y difusión del patrimonio cultural ferrocarrilero.

En la sección Estaciones, la investigadora Emma Yanes nos comparte el artículo La inauguración del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos en la ciudad de Puebla, en el que hace un recorrido histórico sobre los momentos más importantes de la estación del Ferrocarril Mexicano en Puebla, es decir, nos habla de su construcción, de cómo pasó a ser propiedad de la nación y del momento en que se asignó para Museo, luego de una etapa de abandono, destacando las principales circunstancias que llevaron a ello.

En la sección Tierra Ferroviaria, el CNPPCF, a través de dos de sus subdirecciones, hace una retrospectiva de los treinta años de vida del Museo. Podrán conocer cuáles son los retos que han enfrentado la Subdirección de Museología y Museografía y la Subdirección de Investigación/Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias. En el primer caso, Patricia Albores nos comenta cómo se desarrollan y diseñan los guiones museológicos y museográficos de las exposiciones, y cuál ha sido su experiencia cada vez que trabaja con especialistas e investigadores, al momento de conceptualizarlos; de qué manera se vincula el Museo con otras instituciones, a través de las exposiciones itinerantes, y cómo se han tendido puentes con otros museos ferroviarios, ayuntamientos e instituciones académicas. En el segundo caso, se presenta una semblanza del Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias (CEDIF), en la cual se esboza la historia, actualidad y retos del CEDIF en su vocación de rescatar, conservar, estudiar y difundir el legado ferrocarrilero para presentes y futuras generaciones.

En Cruce de Caminos, Salvador Zarco, director del Museo de los Ferrocarrileros en la Ciudad de México, nos ofrece el texto Larga y fructífera vida al Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero, en el que nos presenta un esbozo de las actividades culturales que se realizan en ese recinto, sin dejar de reconocer la importancia que tiene el CNPPCF y de agradecer el apoyo que ha recibido por parte del personal que labora en esta última institución. En la misma sección, el investigador Michael Torrington nos presenta el relato El ferrocarril Durango-Mazatlán, túnel no 6, en el que nos describe cómo se interesó por este tema, así como cuál ha sido su experiencia al recorrer por más de diez años el túnel número 6.

Silbatos y palabras es la sección en la cual nos permitimos presentarles la crónica El presidente Miguel de la Madrid inauguró el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, en la que se muestra el escenario donde quedó establecido el Museo, la vieja estación ferroviaria inaugurada en 1869 por el presidente Benito Juárez, totalmente restaurada, lugar donde se alberga la historia de los ferrocarriles en México.

En Vida Ferrocarrilera, Alfredo Nieves Medina, jefe de Departamento de Planoteca, nos comparte la entrevista que realizó a José Isabel Aguilar Martínez, extrabajador del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, el 18 de junio de 2009.

En la sección Registro de Bienes Documentales y Colecciones, se anexan los listados de bienes documentales de los acervos resguarda­dos en el Archivo Histórico, Biblioteca Especializada, Fototeca y Planoteca. Se incluye, además, la cédula de registro de Bienes Muebles Históricos, que en esta ocasión corresponde al nivel portátil que se encuentra depositado, para su resguardo, en el Almacén de Control y Depósito de Bienes Muebles Históricos del CNPPCF/MNFM.