revista digital

30

may – ago 2017

Este año, el Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias cumple su aniversario número veinte, y no queremos que pase sin hacer un recuento de lo que ha significado. Desde que abrió sus puertas se trabaja, de manera constante, en la organización, registro, investigación, preservación y difusión de los documentos de archivo, gráficos e impresos, con el fin de garantizar su estudio y protección. De tal manera que, a la fecha, se han efectuado cinco mil atenciones profesionales a investigadores, nacionales y extranjeros, trabajadores del gremio y de diversas instituciones, así como al público en general; que arrojan un aproximado de cien tesis de licenciatura, maestría y doctorado; más de doscientos artículos relacionados con el tema y la publicación de alrededor de cincuenta libros especializados, cuyo sustento documental son las fuentes primarias que se resguardan en este repositorio. Al mismo tiempo, el acervo ha permitido cerca de ciento cincuenta intervenciones a estaciones, puentes, túneles y demás obras de infraestructura, como es el caso de las estaciones de San Luis Potosí, Querétaro, Aguascalientes y Chihuahua, entre otras; el Puente de Matamoros y las obras de dragado en Tampico, ambas en Tamaulipas, solo por mencionar algunas.

En materia de protección de los bienes documentales, y con base en los principios que establecen la Ley Federal de Archivos, la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, así como las normas internacionales que están disponibles y que hacen referencia a la organización, clasificación y catalogación de los bienes documentales, nos congratula informarles que, en noviembre de 2013, el Archivo General de la Nación le otorgó al Cedif/CNPPCF la Cédula MX21114CDIF del Registro Nacional de Archivos. Además, a partir del 21 de febrero de 2016, están protegidos los acervos históricos del Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias que cubren el periodo que va de 1825 a 1958 por el Comité Mexicano Memoria del Mundo de México-UNESCO, por “El valor excepcional y el interés que esta colección representa para el patrimonio documental de la humanidad.”

En materia de difusión de los acervos, en 1999 el CEDIF comenzó a publicar el Boletín documental que, al paso de los años, se convirtió en Mirada ferroviaria, revista digital que hoy día cuenta con un total de veintiún impresos y veintinueve números digitales. Además, ha contribuido para que los estudiosos del tema ferroviario compartan sus investigaciones en el más importante foro académico en México, el Encuentro Nacional de Investigadores del Ferrocarril. Estamos conscientes que, independientemente de estos esfuerzos, aún falta mucho por hacer, pero tenemos claro que sin el apoyo de los investigadores y apasionados del tema ferroviario sería imposible continuar con la misión que nos guía: proteger, estudiar y difundir el vasto patrimonio que nos legó la empresa Ferrocarriles Nacionales de México.

Así, en la sección Estaciones de este número podrán disfrutar de dos artículos, el primero es «El surgimiento y difusión de la empresa ferrocarrilera y su aparición en México”, escrito por el maestro Paris Padilla, quien nos conduce por la historia de las primeras compañías ferrocarrileras que aparecieron en Inglaterra, impulsadas por las condiciones políticas y económicas que existían en ese país, para incursionar más adelante en territorio mexicano; el segundo, «El ferrocarril: representación y reproductibilidad”, fue realizado por la maestra Maricela Dorantes Soria y constituye un análisis en torno a las distintas representaciones y reproductibilidades del Ferrocarril Mexicano, para reflexionar sobre su estructura constructiva y su expresión formal durante el siglo XIX y los principios del siglo XX.

En la sección Tierra Ferroviaria, con el artículo “En pro de la ciudad moderna: el desmantelamiento de la estación Colonia en la Ciudad de México”, Covadonga Vélez Rocha, jefe del departamento de Fototeca, nos lleva a noviembre de 1939, cuando concluyó el desmontaje de esas instalaciones, que habían dejado de prestar servicio a los pasajeros un par de años antes y solo albergaban algunas oficinas de Ferrocarriles Nacionales de México. En el gran terreno que ocupó, junto con sus patios, se instaló una vía-parque, como parte del proyecto de modernización para la gran urbe.

En Cruce de caminos les presentamos el «Reporte final del programa Conocimiento y valoración del patrimonio ferroviario mexicano». Elaborado por Kevin Gustavo Hernández Flores, estudiante de ingeniería mecatrónica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, da cuenta del procedimiento que implican las intervenciones de aparatos y herramientas históricas que se realizan en la Subdirección de Conservación y Restauración del CNPPC; en está ocasión está enfocado en dos casos: Amperímetros y Multímetros.

En Vida Ferrocarrilera Ángel de Jesús Castillo Canaka, migrante hondureño, nos comparte sus aspiraciones de llegar a Estados Unidos, con el fin de conseguir una vida mejor. Como parte de su testimonio, describe los obstáculos que ha tenido que enfrentar en su largo camino al norte de México.

En la sección Silbatos y palabras les ofrecemos la reseña del libro El sueño de una generación. Una historia de negocios en torno a la construcción del primer ferrocarril en México: 1857-1876, a cargo de la doctora Priscilla Connolly, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco.

Para finalizar, en la sección Registro de Bienes Documentales y Colecciones anexamos los listados de bienes documentales de los acervos resguardados en el Archivo Histórico, Biblioteca Especializada, Fototeca y Planoteca. Además, incluimos la cédula de registro de Bienes Muebles Históricos, que en esta ocasión corresponde al nivel portátil, depositado para su resguardo en el Almacén de Control y Depósito de Bienes Muebles Históricos del CNPPCF/MNFM.