revista digital

38

ene – abr 2020

Hace setenta años, el 25 de mayo de 1950, en la estación de Allende, Coatzacoalcos, Veracruz, el presidente Miguel Alemán Valdés rompió la simbólica cadena de hierro, que cerraba el paso al tren olivo, para inaugurar el Ferrocarril del Sureste y con ello poner en marcha al primer ferrocarril que comunicó al centro con la península mexicana. Fue una obra que implicó el análisis del territorio, la puesta en marcha de estudios técnicos especializados y el desarrollo de nuevas tecnologías que fueron diseñadas y utilizadas para la construcción de importantes obras de infraestructura, tales como los puentes sobre los ríos Usumacinta y Coatzacoalcos. En otras palabras, los procesos necesarios para realizar este ferrocarril se llevaron a cabo por más de veinte años, ya que fue durante el mandato del General Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940) como presidente de la República, en el marco de su política ferroviaria nacional, que se otorgó la concesión, se liberó el presupuesto, se aprobó el proyecto y se impulsaron la industria, la agricultura y el turismo de esa región del país. De esta manera, sus 737 kilómetros de longitud, que atravesaron montañas, praderas, planicies, además de incontables fincas productoras de cacao, extensiones con cultivos de azúcar, café, tabaco, frutas, etcétera, facilitaron la comunicación y el desarrollo de esa zona geográfica, que abarca una porción del Istmo de Tehuantepec y comprende regiones más o menos extensas de los estados de Veracruz, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Es por ello que decidimos dedicarle este número de Mirada ferroviaria.

En la sección Estaciones Ricardo Manuel Wan Moguel nos comparte el artículo El Ferrocarril del Sureste: antecedentes, construcción e infraestructura de la línea (1934-1977), en el que da un panorama general del Ferrocarril del Sureste durante ese periodo, resaltando de manera especial la revisión que realizó de los registros e inventarios de 1960 de la compañía, a partir de la cual pudo analizar de forma general los trabajos que se ejecutaron en esa década y el dinero destinado para su construcción, brindando sin duda un aporte en la laguna documental que existe sobre la historia de este medio de transporte en las regiones que pertenecieron a la línea, en particular Yucatán, Campeche y Tabasco.

Por su parte, Isabel Bonilla Galindo, jefa de Departamento de Biblioteca especializada del CEDIF, en la sección de Tierra Ferroviaria nos ofrece Escárcega en la ruta del Ferrocarril del Sureste. Entre decisiones atropelladas y una geografía inhóspita, un artículo en el que plantea que al amparo de la construcción del Ferrocarril del Sureste se afianzaron algunas localidades en torno a las estaciones del tren, tal como sucedió con Escárcega de Matamoros. En este sentido, se centra en dar un panorama general sobre las vicisitudes que se presentaron durante la construcción de la línea y de qué manera se conformó la ciudad de Escárcega.

En la sección Cruce de Caminos José Antonio Ruiz Jarquín, jefe de Departamento de Museología, nos comparte una selección de imágenes de la exposición fotográfica: El Ferrocarril a la conquista de Sureste, que da cuenta de la construcción del Ferrocarril del Sureste. Este tipo de exposiciones forman parte de las actividades sustantivas que realiza el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, con el objetivo de difundir y poner en valor, principalmente, nuestro acervo fotográfico a partir de diversos temas sobre la historia y cultura que generó este medio de transporte.

En la sección Silbatos y palabras les presentamos la reseña que elaboró el doctor Ricardo Pérez Montfort sobre el libro de Alejandro Semo, Los ferrocarriles en México (1880-1900). Tiempo, espacio y percepción, última publicación de nuestro sello editorial Horizonte ferroviario. Además, la aportación literaria de esa sección no podía faltar y en esta ocasión les ofrecemos, como homenaje póstumo a dos poetas de la región del sureste, Francisco Sosa Escalante y Carlos Pellicer Cámara, que el pasado 9 y 16 de febrero cumplieron 95 y 43 años de su fallecimiento, respectivamente, los poemas Cuatro cantos en mi tierra (A Tabasco) y Campeche.   

Desde hace años, debido a las condiciones económicas, políticas y sociales que prevalecen en sus países, son expulsados miles de mujeres y hombres centroamericanos que llegan a la frontera mexicana con el propósito de cruzar el territorio nacional y poder alcanzar el sueño americano, utilizando las vías del ferrocarril como guía. Algunos consiguen el objetivo, pero un número importante de ellos se queda en el camino. En nuestra sección Vida Ferrocarrilera Patricio Juárez Lucas, jefe de Departamento de Archivo Histórico, nos comparte el testimonio recuperado de la entrevista que le hizo a Alberto López, migrante guatemalteco.

En la sección Registro de Bienes Documentales y Colecciones se anexan los listados de bienes documentales de los acervos resguardados en el Archivo Histórico, Biblioteca Especializada, Fototeca y Planoteca. Se incluye, además, la cédula de registro de Bienes Muebles Históricos, que en esta ocasión corresponde a una Barrica, la cual se encuentra depositada para su resguardo en el Almacén de Control y Depósito de Bienes Muebles Históricos del CNPPCF/MNFM.

Invitamos a nuestros lectores a recorrer estas páginas, con la idea de estar observando una infraestructura que transformó y amplió el modo de comunicación de una de las regiones que, hasta mediados del siglo XX, debido a su naturaleza caracterizada por una exuberante selva, pantanos y terrenos fangosos, además de estar atravesada por innumerables arroyos y el cruce de ríos caudalosos, como el Usumacinta, se encontraba aislada. Por ello, todos estos esfuerzos significaron una epopeya para vencer y conquistar el sureste mexicano. Estamos seguros de la gran riqueza visual y archivística de las fotografías y planos seleccionados –testimonios de enorme valor histórico–, materiales resguardados en los acervos del Centro de Documentación e Investigación Ferroviarias, que complementan el disfrute de los artículos de este número.

Tenosique. Tendido de vía en el kilómetro 335/500, entre los ríos Usumacinta y Polevá 1 1. See reference Hide reference 1 Imagen tomada de SCOP, Dirección General de Ferrocarriles en Construcción, Asuntos de importancia, estudios e informes relativos a las diferentes líneas férreas en construcción, octubre a diciembre de 1938. México, SCOP, 1938, s.n.p.


[1] Imagen tomada de SCOP, Dirección General de Ferrocarriles en Construcción, Asuntos de importancia, estudios e informes relativos a las diferentes líneas férreas en construcción, octubre a diciembre de 1938. México, SCOP, 1938, s.n.p.