revista digital

31

sept – diciembre 2017

En 1837, la imprenta de Ignacio Cumplido publicó el Proyecto del primer camino de hierro de la República, desde el Puerto de Veracruz a la capital de México y desde entonces han pasado 180 años. Hoy, los ferrocarriles son el medio de transporte de carga más importante en México y su legado y patrimonio constituyen la memoria colectiva del pueblo mexicano. En este sentido, en octubre de 2017 se llevó a cabo el XI Encuentro Nacional de Investigadores del Ferrocarril, evento que permitió conocer cuál es su situación actual y hacia dónde se deben dirigir las investigaciones en materia de ferrocarriles y su patrimonio. 

Atendiendo a esas preocupaciones, en la sección Estaciones les ofrecemos el artículo del maestro Víctor Manuel Pérez Talavera, «El arribo del ferrocarril a Michoacán», en el que puntualiza cuáles fueron algunos de los factores que incidieron en la construcción de los ferrocarriles en esa entidad. Menciona que en las leyes de concesión se estipuló cada uno de los beneficios de los que disfrutaría la Compañía Nacional Mexicana, para llevar a cabo la cimentación de las vías del ferrocarril en la zona de Acámbaro a Morelia y de Morelia a Pátzcuaro, entre los que destacan: la exención de impuestos en la importación de materiales para la construcción, así como la explotación del territorio, ya fuera por la propia compañía o por particulares, con el fin de obtener una gran cantidad de madera para la elaboración de durmientes y de algunos tablones para la construcción de puentes; además de la adjudicación de tierras.

En la sección Tierra Ferroviaria, Patricio Juárez Lucas, jefe del departamento de Archivo Histórico, nos presenta “Margarita Reyna Castro Sánchez. Jefa de estación”, una semblanza biográfica de quien llegó a ocupar ese puesto en los Ferrocarriles Nacionales de México. Se trata de una primera aproximación, cuyo objetivo es motivar la elaboración de investigaciones sobre los distintos aspectos de la participación femenina en el sector ferroviario en México, un veta donde aún hay mucho por explorar.

Estación Pátzcuaro, 1926.  Fondo Ferrocarriles Naciones de México, Sección Comisión de Avalúo e Inventarios. Secretaría de Cultura/CNPPCF/CEDIF

En la sección Cruce de caminos, Manuel Ricardo Wan Moguel nos comparte “Si hay transporte, ¡sí vamos! La influencia del ferrocarril en el entretenimiento de los yucatecos durante el porfiriato. (1900-1910)”, en el que plantea que, si bien es cierto que existe una gran cantidad de estudios relacionados con el ferrocarril y su vinculación con la industria henequera, por mucho tiempo han estado ausentes o se han dejado de lado las investigaciones concernientes a los cambios sociales que trajo consigo. En ese sentido, su artículo tiene como eje la influencia e impacto que tuvo el ferrocarril para el entretenimiento de los yucatecos durante el porfiriato.

En Vida Ferrocarrilera presentamos el testimonio de José Anastasio Ríos Villamil, ex trabajador ferrocarrilero, quien nos describe cuáles fueron los obstáculos que enfrentó y tuvo que vencer como trabajador de Ferrocarriles Nacionales de México.

Silbatos y palabras es la sección en la cual podrán acercarse al libro La explotación de los bosques en Michoacán, 1881-1917, publicado en 2016, gracias a una reseña elaborada por el investigador Alejandro Tortolero. La obra nos permite conocer de qué manera se utilizaron los recursos naturales michoacanos en la construcción y funcionamiento de los ferrocarriles. Además, describe cómo las empresas extranjeras se beneficiaron de los contratos de arrendamiento y de la compraventa de terrenos madereros, para concluir con las acciones que se llevan a cabo en pro de la defensa de los bosques en pueblos como San Juan Parangaricutiro o San Francisco el Nuevo.

En la sección Registro de Bienes Documentales y Colecciones se anexan los listados de bienes documentales de los acervos resguardados en el Archivo Histórico, Biblioteca Especializada, Fototeca y Planoteca. También se incluye la cédula de registro de Bienes Muebles Históricos, que en esta ocasión corresponde al nivel portátil, el cual se encuentra depositado para su resguardo en el Almacén de Control y Depósito de Bienes Muebles Históricos del CNPPCF/MNFM.

No nos queda más que reiterarles nuestro agradecimiento y esperamos contar con sus comentarios y observaciones, que sabemos vendrán a contribuir en esta publicación.